Adiós al tráfico

BlueFeathers2

Había que esperar a que se realizara el trámite laboral; parado junto a una ventana –con o sin vidrio– que daba a un acantilado, disfrutaba de un paisaje muy similar al Gran Cañón del Colorado. Al fondo veía pasar con asombro unas criaturas similares al avestruz en tamaño y manera de correr, pero con un aspecto que las emparentaba con las jirafas y en cuyo pecho unas plumas azules se sacudían a merced del viento. De pronto, del occidente se acercaban volando dos rinocerontes cuyo tamaño equivalía al de dos elefantes cada uno; sobre ellos, varios guerreros/soldados/piratas montaban con la mira de alcanzar a las criaturas similares al avestruz en tamaño y manera de correr, pero con un aspecto que las emparentaba con las jirafas y en cuyo pecho unas plumas azules se sacudían a merced del viento…
Al despertar, recordé con asombro a los rinos y quise tener uno para evadir la ciudad y su plaga de autos. O simplemente para dar una vuelta adonde mandara el viento.

~ por maestrolimbo en octubre 26, 2009.

3 comentarios to “Adiós al tráfico”

  1. Tu sueños son como batallas épicas. Amo ser la primera en saber tu aventura onírica.

  2. Amo despertar y seguir en el sueño al mirarte… Amo a los rinocerontes que vuelan.

  3. Y entonces el tráfico es lo de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: